¿Por qué se daña el nervio ciático?

El nervio ciático es una parte muy importante de nuestra región inferior, su daño o desgaste produce dolores intensos, denominados ciática.

Específicamente, parte de las últimas médulas de la columna vertebral para extenderse por debajo de los huesos pélvicos. Allí, se distribuye en la parte posterior de la pierna y llega hasta los dedos de los pies.

Para saber cómo tratar la ciática, es importante conocer las causas que ameritan un determinado tratamiento o hábito saludable. De hecho, los daños en el nervio ciático pueden ir en decadencia hasta llegar a la pérdida o dificultad de motricidad en el talón, rodilla o desde la pelvis.

¿Por qué se daña el nervio ciático?

Por hábitos incorrectos

Permanecer horas sentado, acostado o de pie es perjudicial para la columna y específicamente, al nervio ciático y el cuello. En los dos, se acumula energía y tensión que no se libera adecuadamente durante la rutina diaria.

Estos dolores, se caracterizan por iniciar con hormigueos, punzadas y ardor en las nalgas, muslos y pantorrillas. Debido a, la presión de los nervios y su posterior hinchazón, enviando un mensaje al sistema de nervioso para hacer un alto. Esta señal puede ir desde el dolor hacia la debilidad y generalmente se da en nuestro lado fuerte: zurdo o diestro.

Por su origen en el sistema nervioso

Las secciones inferiores de nuestra columna vertebral son denominadas L4, L5 y S1, en estas, se originan los filamentos que conforman el nervio ciático. Si el daño está relacionado a la primera sección, el muslo se verá afectado provocando debilidad al intentar equilibrarse.

En las dos secciones restantes, se afecta gravemente los pies y sus dedos, provocando un dolor interno que ocasiona debilidad. Pero, esto no sucede de forma aislada, por lo que la gravedad del daño se notará por la amplitud de las zonas adoloridas.

Por padecimientos y condiciones extraordinarias

El embarazo en mujeres jóvenes o muy maduras, las hernias y tumores influyen mucho.

También, los traumas ocasionados por lesiones y espasmos en el musculo piriforme, por donde fluye el nervio ciático. Cada uno de los casos, provoca irritación, inflamación y desgaste, unos en distintos grados gravedad y con posibilidades de recuperación.

Por lo tanto, acudir a la opinión de un especialista es lo más recomendable para confirmar tus afirmaciones. Entonces, se te aplicará un tratamiento efectivo acorde a tu capacidad de recuperación.

Mantener una buena salud es como caminar, solo hay que dar el primer paso. Informarte es importante y cuidarte es primordial.


Deja un comentario

contador